Rechazo a la Prórroga DL 701


Reproducimos aquí la carta de rechazo a la prórroga del DL 701, enviada a la Presidenta de la República por la Coalición contra la prórroga DL 701 y por una nueva legislación forestal, de la cual Verdeseo forma parte. (ver pdf)

27 de Octubre de 2015

Sra. Michelle Bachelet
Presidenta de Chile
Estimada Presidenta,

Somos un grupo de profesionales, académicos y ciudadanos ligados al bosque nativo
de nuestro país. Nos dirigimos a Ud. para expresar nuestro rechazo a la prórroga al
Decreto de Ley 701 (DL701) enviado por Ud. a la Cámara de Diputados el 15 de mayo
de 2015, a través del Mensaje N°346-363.
A través de esta minuta, manifestamos nuestro más firme rechazo a esta
iniciativa y le pedimos que haga retiro de este proyecto del Congreso. Nuestros
argumentos, fundamentados en investigación científica financiada por el Estado, los
exponemos a continuación:

Sobre los fundamentos entregados en su mensaje
1. El DL701 subsidia los monocultivos forestales, es decir plantaciones con fines
productivos, de corta rotación, de una solo especie arbórea, generalmente no
nativa del país.
2. Las circunstancias y los beneficios ambientales que justificaron los subsidios
del DL701 han cambiado significativamente en nuestro país. Hoy los
monocultivos forestales generan:
a. Una serie de Externalidades Negativas sobre el territorio, y de cuya
solución no se han hecho cargo las empresas privadas que las causaron.
b. Fricción y conflictos sociales en los territorios dominados por ellos.
3. Los beneficios ambientales enunciados en el mensaje (e.g. protección del
suelo), se pierden al momento de la corta del monocultivo forestal.
4. Contrario a lo expuesto, el aumento de los monocultivos forestales ha sido en
desmedro de los bosques nativos, con una tasa de pérdida de 30 mil
hectáreas anuales (periodo 2000-2009). Al respecto el 55% de la superficie
perdida de bosque nativo ha sido por sustitución con monocultivos
forestales (1–4)
5. El 51% de subsidios entregados por el DL701 beneficia a grandes empresas
que han demostrado ser altamente rentables. Por lo tanto, no requieren
subsidio estatal para sustentar su funcionamiento.
6. Los 2.3 millones de hectáreas de suelos potencialmente forestables estimados
por la Corporación Nacional Forestal (CONAF, ver proyecto) deben ser
restaurados, a través de 1) la forestación con especies nativas que tendrá
como consecuencia, 2) la recuperación y protección de la biodiversidad nativa
y 3) el sostenimiento de servicios ecosistémicos clave para el bienestar de la
sociedad. A su vez la superficie de suelos forestables entregada por CONAF
debe ser revisada considerando variables ecológicas, económicas y sociales.
7. En este sentido, la legislación forestal del país debiera promover el
restablecimiento y manejo sustentable de bosques nativos en el largo plazo
para recuperar el suelo, y proveer múltiples servicios ecosistémicos (5,6).

8. Sin embargo, la actual Ley de Recuperación del Bosque Nativo y Fomento
Forestal (Ley 20283) tiene serias limitaciones para lograr sus objetivos, las
cuales son inherentes a su diseño (7).

Sobre el estado actual de los bosques nativos del país
1. La pérdida de bosques nativos ha sido constante y persistente desde el siglo
XIX (1,2,4,8–11). Esto ha hecho que algunas regiones de Chile están dentro de las
áreas con mayor tasa anual de pérdida de bosques 8. Algunos ejemplos de esta
tendencia son el 30% de pérdida de bosques nativos en la Cordillera de la
Costa de la Región de los Ríos 9 (periodo 1985-2011) y que la tasa de
sustitución entre 2000-2009 superó la de 1990-1999.
2. Los bosques nativos de Chile forman parte de una región de importancia
global. Debido a su alto grado de degradación y rica biodiversidad 12,13, los
bosques nativos de Chile representan ecosistemas prioritarios a nivel global
para su conservación (14,15).
3. A pesar de esto, los bosques de la zona central (e.g. esclerófilos) representan el
3% de su superficie original 3. Otros ecosistemas de importancia patrimonial
(e.g. bosques de Alerce) continúan retrocediendo en el país (16).
4. A medida que los monocultivos forestales se expanden en superficie, la
capacidad de los bosques nativos remanentes de mantener su funcionalidad
ecológica se reduce (8).
5. Los monocultivos forestales se han establecido principalmente en la Cordillera
de la Costa del centro y centro sur de Chile (17). Estas son las zonas de mayor
biodiversidad y endemismos del país, y con la menor representatividad en las
áreas silvestres protegidas del Estado (14).
6. En los bosques nativos ocurren procesos ecológicos clave, como la
formación y protección de suelo orgánico, provisión de hábitat para la
biodiversidad y sostenimiento del ciclo hidrológico. Por lo tanto otorgan más y
mejores beneficios a la sociedad que los monocultivos forestales (5,18,19).

Impactos de los monocultivos forestales
1. Disminuyen la cantidad de agua que proveen las cuencas (20,21)
2. Pérdida del suelo durante la corta y la plantación (21).
3. Aumentan la ocurrencia potencial de incendios. Por ejemplo, el 38% de los
incendios forestales entre 1997-2014 ocurrieron la región del Bio-Bio, la cual
concentra la mayor superficie de monocultivos forestales del país (22).
4. Homogenizan el paisaje (2,4).
5. Reducen la biodiversidad, ponen en riesgo especies nativas en peligro y
constituyen un hábitat efímero para la fauna silvestre (21).
6. Generan efectos sociales adversos: compra de propiedades campesinas
favoreciendo la concentración de la propiedad (21,23,24), disminución de la
población rural en comunas dominadas por monocultivos forestales,
concentración de la pobreza en comunas dominadas por monocultivos
forestales (25).
7. Diversas especies arbóreas exóticas que han sido plantadas en el país a gran
escala tienen alto potencial invasor en ecosistemas nativos.

Propuestas
1. Se debe generar una ley de fomento forestal para el país que:
a. Asigne el 100% de los montos por concepto de bonificaciones forestales a
pequeños propietarios forestales.
b. Asegure que el 100% de las labores de forestación y reforestación
subsidiadas por el Estado, sean realizadas con especies nativas del país y
de la zona donde se realiza la forestación.
c. Elimine la modalidad de concursos para optar a los beneficios de la ley
23800 para el manejo sustentable de los bosques nativos del país.
d. Asegure medios expeditos y simples para optar a los subsidios
especificados en los reglamentos de la Ley 23800.
2. Generar una nueva institucionalidad forestal en Chile, que cree el Servicio
Forestal de Chile. Dicho Servicio es necesario para otorgar el marco legal,
institucional, de personal capacitado y recursos económicos que aseguren el
adecuado uso, administración, fiscalización y asignación de los fondos del
Estado invertidos en el sector forestal.
3. Exigir un comité de expertos externos a CONAF, que valide decisiones de
manejo de las Áreas Silvestres Protegidas del Estado en condiciones
específicas. Esto evitaría decisiones erróneas como el madereo luego de
incendios forestales, y por ende la pérdida de legados biológicos, en Reservas
Nacionales.
4. Fomentar la provisión y mantención de servicios ecosistémicos (ver 7).
5. Incentivar la forestación y reforestación con fines de protección contra
desastres naturales (e.g. aludes, avalanchas, etc).
6. Incentivar la recuperación de zonas invadidas y el control de la invasión por
especies de plantas exóticas.
7. Fomentar la preservación de bosques nativos patrimoniales del país, es decir
bosques con escasa o nula perturbación humana, que son cruciales para la
conservación biológica a largo plazo (26–28). Esto es prioritario para los tipos
forestales con baja protección y baja superficie remanente.
8. La industria forestal debiera generar un royalty con el cual se financien
institutos de investigación para sentar las bases científicas de cómo vamos a
recuperar aquello que la industria ha deteriorado.
Por los antecedentes expuestos, el proyecto no responde a la necesidad de
impulsar una legislación con una visión de largo plazo, en beneficio del medio
ambiente y la sociedad. Por lo tanto, constituiría un mal aprovechamiento de los
recursos públicos.

En nombre de las organizaciones y personas que adhieren a esta minuta, nos sentimos
comprometidos en hacer público las resoluciones que sean tomadas por su Gobierno,
haciendo mención explícita de medidas que aseguren la conservación y uso racional
de nuestros bosques, acordes con una tendencia mundial de desarrollo sustentable y
los compromisos tomados por Chile en esa dirección.

Solicitamos que Usted, como primera ciudadana y representante de nuestro Estado, se
pronuncie públicamente y si lo estima, gestione, con la fuerza del gobierno que dirige,
el inmediato retiro de este proyecto de ley. A la luz de los antecedentes científicos
presentados, se hace evidente una necesidad de cambio en las políticas públicas
forestales que se esperan de un gobierno democrático sensato como éste.

Quedamos a su disposición para cualquier consulta adicional, afectuosamente,
Álvaro G. Gutiérrez
Antonio Lara
Erika Cortes-Donoso
Mauricio Galleguillos

Anexo 1. Adhieren a esta minuta:
Coalición contra la prórroga DL 701 y por una nueva legislación forestal, la cual
representa a 64 personas naturales y las siguientes organizaciones Acción Ecológica,
Codeff (ONG), Fundación Terram (organización civil), Fundación Pumalín (ONG),
Nahuelbuta Natural (agrupación civil sin fines de lucro), Red de Restauración
Ecológica (Agrupación Gremial), Verdeseo
Sociedad de Ecología de Chile
Académicos
1. Álvaro G. Gutiérrez Ilabaca. Departamento de Ciencias Ambientales y Recursos
Naturales. Universidad de Chile.
2. Mauricio Galleguillos. Departamento de Ciencias Ambientales y Recursos
Naturales. Universidad de Chile.
3. Jorge Pérez-Quezada. Departamento de Ciencias Ambientales y Recursos
Naturales. Universidad de Chile.
4. Roberto Hernández Aracena. Departamento de Ciencias Ambientales y Recursos
Naturales. Universidad de Chile.
5. Ramiro Bustamante. Departamento de Ciencias Ecológicas. Universidad de Chile.
Sociedad de Ecología de Chile.
6. Antonio Lara Aguilar. Instituto de Conservación Biodiversidad y Territorio.
Universidad Austral de Chile. Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2.
7. Mauro González. Instituto de Conservación Biodiversidad y Territorio.
Universidad Austral de Chile. Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2.
8. Pablo Marquet. Departamento de Ecología. P. Universidad Católica de Chile.
Miembro de la Academia Chilena de Ciencias.
9. Juan Armesto. Departamento de Ecología. P. Universidad Católica de Chile.
Director del Instituto de Ecología y Biodiversidad. IEB.
10. Andres Holz. Department of Geography. Portland State University.

 11. Lohengrin Cavieres G. Departamento de Botánica. Universidad de Concepción.
Instituto de Ecología y Biodiversidad.
12. Mariela C. Núñez Avila. Departamento Manejo de Bosques y Medio Ambiente
Universidad de Concepción.
13. Cristian Echeverría. Departamento Manejo de Bosques y Medio Ambiente
Universidad de Concepción.
14. Marcela Bustamante. Departamento Manejo de Bosques y Medio Ambiente
Universidad de Concepción.
15. Juan Luis Celis Diez. Escuela de Agronomía. P. Universidad Católica de Valparaíso.
16. Levi Mansur. Escuela de Agronomía. P. Universidad Católica de Valparaíso.
17. Roberto Godoy. Instituto de Ciencias Ambientales y Evolutivas. Universidad
Austral de Chile
18. Leonardo D Bacigalupe. Instituto de Ciencias Ambientales y Evolutivas.
Universidad Austral de Chile
19. Olga Barbosa. Instituto de Ciencias Ambientales y Evolutivas. Universidad Austral
de Chile
20. Marie-Laurie Guillemin. Instituto de Ciencias Ambientales y Evolutivas.
Universidad Austral de Chile
21. Sergio Estay Cabrera. Instituto de Ciencias Ambientales y Evolutivas. Universidad
Austral de Chile
22. Alfredo Erlwein. Instituto de Ingeniería Agraria y Suelos. Universidad Austral de
Chile
23. Debbie Guerra. Instituto Estudios Antropológicos. Universidad Austral de Chile

Investigadores post-doctorales y doctorales
1. Fernanda Salinas. Departamento de Ecología. P. Universidad Católica de Chile.
2. Ricardo Segovia. Instituto de Ecología y Biodiversidad.
3. Diego Alarcón. Departamento de Botánica. Universidad de Concepción.
4. Carlos Zamorano-Elgueta. Instituto de Conservación Biodiversidad y Territorio.
Universidad Austral de Chile. Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2.
5. Rocío Jana. Sociedad de Ecología de Chile.

Anexo 2. Referencias
1. Altamirano, A. & Lara, A. Deforestation in temperate ecosystems of pre-Andean range of south-central Chile. Bosque Valdivia 31, 53–64 (2010).
2. Miranda, A., Altamirano, A., Cayuela, L., Pincheira, F. & Lara, A. Different times, same story: Native forest loss and landscape homogenization in three physiographical areas of southcentral
of Chile. Appl. Geogr. 60, 20–28 (2015).
3. Lara, A., Solari, M. E., Prieto, M. D. R. & Peña, M. P. Reconstrucción de la cobertura de la vegetación y uso del suelo hacia 1550 y sus cambios a 2007 en la ecorregión de los
bosques valdivianos lluviosos de Chile (35o – 43o 30´ S). Bosque Valdivia 33, 13–23 (2012).
4. Armesto, J. J. et al. From the Holocene to the Anthropocene: A historical framework for
land cover change in southwestern South America in the past 15,000 years. Land Use
Policy 27, 148–160 (2010).
5. Lara, A. et al. Assessment of ecosystem services as an opportunity for the conservation and management of native forests in Chile. For. Ecol. Manag. 258, 415–424 p. (2009).

6. Nahuelhual, L. et al. Valuing ecosystem services of Chilean temperate rainforest. Environ. Dev. Sustain. 9, 481–499 p. (2007).
7. Lara, A., Urrutia, R., Little, C. & Martinez, A. Servicios ecosistemicos y ley del bosque
nativo: no basta con definirlos. Rev. Bosque Nativo 47, 3–9 (2010).
8. Echeverria, C. et al. Rapid deforestation and fragmentation of Chilean Temperate Forests. Biol. Conserv. 130, 481–494 (2006).
9. Zamorano-Elgueta, C., Rey Benayas, J. M., Cayuela, L., Hantson, S. & Armenteras, D. Native forest replacement by exotic plantations in southern Chile (1985–2011) and partial
compensation by natural regeneration. For. Ecol. Manag. 345, 10–20 (2015).
10. Schulz, J. J., Cayuela, L., Echeverria, C., Salas, J. & Rey Benayas, J. M. Monitoring land cover change of the dryland forest landscape of Central Chile (1975–2008). Appl. Geogr. 30, 436–447 (2010).
11. Nahuelhual, L., Carmona, A., Lara, A., Echeverría, C. & González, M. E. Land-cover change to forest plantations: Proximate causes and implications for the landscape in south-central Chile. Landsc. Urban Plan. 107, 12–20 (2012).
12. Myers, N., Mittermeier, R. A., Mittermeier, C. G., da Fonseca, G. A. B. & Kent, J. Biodiversity hotspots for conservation priorities. Nature 403, 853–858 (2000).
13. Smith-Ramírez, C. The Chilean coastal range: a vanishing center of biodiversity and
endemism in South American temperate rainforests. Biodivers. Conserv. 13, 373–393
(2004).
14. Armesto, J. J., Rozzi, R., Smith-Ramírez, C. & Arroyo, M. T. K. Conservation Targets in South American Temperate Forests. Science 282, 1271–1272 (1998).
15. Olson, D. M. et al. Terrestrial Ecoregions of the World: A New Map of Life on Earth A new global map of terrestrial ecoregions provides an innovative tool for conserving
biodiversity. BioScience 51, 933–938 (2001).
16. CONAF. Chile. Criterios e indicadores para la conservacion y el manejo sustentable de los bosques templados y boreales. El Proceso Montreal. Segundo reporte nacional 2003-2015. (2015).
17. CONAF. Catastro de los recursos vegetacionales nativos de Chile. Monitoreo de cambios y actualizaciones. Periodo 1997-2011. 28 (Corporación Nacional Forestal, 2011).
18. Lara, A. et al. Componentes Científicos Clave para una Política Nacional Sobre Usos, Servicios y Conservación de los Bosques Nativos Chilenos. (Universidad Austral de Chile. Iniciativa Científica Milenio de MIDEPLAN., 2003). at
<http://www2.udec.cl/~botanica/pdf/Lara%20et%20al%20libro%202003.pdf&gt;
19. Donoso, C. Ecología forestal: el bosque y su medio ambiente. (Editorial Universitaria, 1992).
20. Little, C., Lara, A., McPhee, J. & Urrutia, R. Revealing the impact of forest exotic plantations on water yield in large scale watersheds in South-Central Chile. J. Hydrol. 374, 162–170 (2009).
21. Siebert, S. F. in How Landscapes Change (eds. Bradshaw, D. G. A. & Marquet, D. P. A.) 19–32 (Springer Berlin Heidelberg, 2003). at <http://link.springer.com/chapter/10.1007/978-3-662-05238-9_3&gt;
22. CONAF. Incendios Forestales en Chile. Estadísticas históricas. Estadísticas de Ocurrencia y Daño por Comuna 1985 a 2014 (comunas críticas) (2014). at
<http://www.conaf.cl/incendios-forestales/incendios-forestales-en-chile/estadisticashistoricas/&gt;
23. Camus, P. Ambiente, bosques y gestión forestal en Chile, 1541-2005. (DIBAM, 2006).
24. Contreras, R. Mas alla del bosque. La explotacion forestal en Chile. (Editorial Amerindia, 1988).

25. Andersson, K., Lawrence, D., Zavaleta, J. & Guariguata, M. R. More Trees, More Poverty? The Socioeconomic Effects of Tree Plantations in Chile, 2001–2011. Environ. Manage. (2015). doi:10.1007/s00267-015-0594-x
26. Armesto, J. J. et al. in Old-Growth Forests (eds. Wirth, C., Gleixner, G. & Heimann, M.) 367–390 (Springer Berlin Heidelberg, 2009). at
<http://link.springer.com/chapter/10.1007/978-3-540-92706-8_16&gt;
27. Gutiérrez, A. G. et al. Structural and environmental characterization of old-growth
temperate rainforests of northern Chiloé Island, Chile: Regional and global relevance. For.
Ecol. Manag. 258, 376–388 (2009).
28. Alarcón, D. & Cavieres, L. A. In the Right Place at the Right Time: Habitat Representation in Protected Areas of South American Nothofagus-Dominated Plants after a Dispersal Constrained Climate Change Scenario. PLoS ONE 10, e0119952 (2015).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: